La Ganadería

El término “Ganadería” implica una parte importante de la rica historia de trabajo de la República del Paraguay. Desde tiempos de la colonia, la actividad pecuaria está consustanciada con la idiosincrasia del hombre guaraní, quien durante todo este tiempo ha madurado un sistema dinámico de producción que apuntó en sus inicios al sustento familiar y después, con el tiempo, fue ampliando el horizonte productivo hasta conformar una cadena de valor dirigida ya no solo al mercado interno sino a importantes nichos de demanda del mundo con el producto estrella: la carne paraguaya.

La apuesta por la competitividad genera en el sector un espíritu contagiante de inversión con genética de primer nivel cuyos resultados están a la vista. Nuestro país dejó de ostentar el estatus de importador tradicional de la proteína roja animal para formar parte del exclusivo club de países exportadores de carne, ostentando orgulloso el 7° lugar en las grandes ligas de la comercialización. De esta manera, la ganadería paraguaya se ha instalado con peso propio en la actividad económica y social, con 350.000 puestos laborales permanentes y más del millón de personas que aseguran con la actividad el sustento diario.

La expansión permanente y formal de la producción pecuaria genera resultados alentadores, con impactos inmediatos en el volumen de negocios y divisas para el país. Una muestra de la magnitud y calidad productiva de la ganadería puede apreciarse en la Expo de Mariano Roque Alonso, que este año de nuevo apresta su estructura para albergar a los mejores ejemplares de cada especie y raza animal, procedentes de las mejores cabañas paraguayas. Tan importantes como el contacto con el mundo de trabajo animal en la Expo serán las actividades técnicas, charlas, conferencias, lanzamientos de productos y servicios, etc., previstos para la presente edición de la muestra ferial.

Una veintena de asociaciones de criadores participa anualmente con sus mejores animales, tanto para competencias como para ferias y exhibiciones, de donde surgen grandes campeones en ceremonias de premiación dotadas de colorido y confraternidad, así como grandes negocios. Empresas vinculadas a la actividad productiva pecuaria también conforman el abanico de presencia en la Expo, que cada año congrega a miles de personas en los pabellones, en las ferias y remates, y en los desfiles de ejemplares seleccionados previstos en la programación.